viernes, 1 de abril de 2016

Arquitectura de los franciscanos en México

Consultor en Iconografía Cristiana

Los franciscanos se extendieron por todo México, evangelizando a diferentes grupos indígenas. Territorialmente se organizan por provincias que son las siguientes: Santo Evangelio de México, fundada en 1535; de la cual surgirían las de: la de San Pedro y San Pablo Michoacán; Santiago de Jalisco, la de San José de Yucatán y Campeche y Santo Nombre de Jesús de Guatemala, Nicaragua y Honduras.
Los conjuntos arquitectónicos franciscanos guardan ciertos elementos en común: atrios, cruces atriales, capillas abiertas, capillas posas, puerta porciúncula, orientación tradicional, capilla del tercer orden, claustros, conventos, entre otros.

Áreas externas

Los atrios se emplearon para que los indígenas pudieran participar mejor en el culto, aprendieran el catecismo y a la vez realizaran danzas. Su complemento serían las capillas abiertas, desde donde los sacerdotes presidirían la misa. Entre las capillas abiertas más hermosas se encuentran las de: TlalmanalcoApaxcoTezoyuca.
Otro elemento vinculado sería la cruz atrial con elementos pasionarios, que servían para que los indígenas aprendieran la filosofía de la cruz, característica de los frailes menores. De hecho el escudo franciscano son las cinco llagas o en el que se enlaza el brazo del crucificado, Jesucristo y el del estigmatizado, san Francisco de Asís. Entre las cruces atriales más significativas están las de Cuautitlán, Atoyac, Jilotepec, Tepeapulco, Tecoloapan, etc. Las capillas posas servían para realizar procesiones y entre las más representativas se encuentran las de Calpan y Huejotzingo.

Iglesias franciscanas

Los franciscanos en congruencia con su carisma de pobreza construyeron la mayoría de las veces iglesias sencillas, de una sola nave en forma rectangular para recordar a la Iglesia Primitiva. En estos templos se encontrarán los diferentes estilos arquitectónicos que estuvieron vigentes en la Nueva España, desde los órdenes clásicos, el plateresco, el mudéjar, el barroco, entre otros. Una característica de las iglesias franciscanas es que en el norte colocan generalmente la puerta porciúncula, que recuerda a la primera iglesia franciscana que existió, la de Nuestra Señora de los Ángeles, que es una de sus advocaciones marianas más famosas junto con la Inmaculada Concepción, defendida por Duns Scoto.
En los templos franciscanos se advierten escudos de la orden, imágenes de san Francisco junto con santo Domingo de Guzmán, en las fachadas se representa muchas veces el cordón con tres nudos para simbolizar los tres votos: pobreza, obediencia y castidad. La mayoría de las iglesias franciscanas en México siguen la orientación tradicional: al poniente el ábside y la puerta a la oriente, ya que Cristo murió crucificado, viendo hacia al poniente, lo cual se repite en los crucifijos que se ubican en altar mayor.
En las iglesias franciscanas del siglo XVII y XVIII se pueden encontrar retablos dorados, en los que se sintetiza la vida de los santos más famosos de la orden como san Antonio de Padua, santa Clara de Asís, san Buenaventura, san Bernardino de Siena, san Juan Capistrano y escenas bíblicas o relacionadas con la Sagrada Familia. En otras ocasiones sirven para representar a Cristo Rey, como lo postulaba Duns Scoto, por ejemplo en San Francisco de México.

Capillas del Tercer Orden, claustros y conventos

La orden de san Francisco, siempre le ha dado un lugar privilegiado a los seglares que constituyen su tercera orden, de manera que para darles una mejor atención espiritual, generalmente se construye en los complejos franciscanos una capilla específica, en donde se colocan retablos dedicados los seglares distinguidos como san Luis Rey, san Fernando, santa Isabel de Portugal, entre muchos más. Ejemplos de estas capillas las encontramos en Texcoco, Cuernavaca,etc.
El portal de peregrinos y la portería generalmente se ubican al sur del complejo, en su interior está el claustro, que es un patio rodeado por arcos y columnas, en su centro se colocan fuentes para recordar el bautismo. En muchos lugares se conservan restos de pinturas murales como en Ozumba, Xochimilco, etc.. Los conventos servían para alojar a los religioso y que pudieran realizar la mayor cantidad de actividades como estudio, oración, descanso, comer, etc. Al visitar un conjunto arquitectónico franciscano es importante observar cómo se relaciona con el carisma de la orden, cada piedra tiene un significado que se debe descifrar.





Haz clic aquí para una videoclase gratis.

Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario