martes, 9 de febrero de 2010

Iturbide el Verdadero Libertador de México


Por José Omar Tinajero Morales 
Con inteligencia y diplomacia logró en seis mese de manera casi pacífica, lo que parecía imposible después de varios años en que la Nueva España estuvo en guerra civil: la independencia de una nueva nación. Logró establecer un plan con tres pilares fundamentales para construir un gran imperio: la libertad, la religión católica y la unión, plasmando estas tres garantías en nuestra bandera en nuestra bandera con los colores verde, blanco y rojo respectivamente. Por si fuera poco consiguió que nuestra nación tuviera la mayor extensión territorial de su historia, ¿quién fu ese hombre? Su nombre don Agustín de Iturbide. Sin embargo, pocos se acuerdan o saben quien fue y ha sido tal la campaña de sus enemigos que ni siquiera se le menciona en la ceremonia del grito de independencia y la fecha más importante de nuestra historia sólo unos cuantos la recuerdan, la de la consumación de la Independencia. Por eso el 2010 debe ser el año del reencuentro de la nación con Iturbide, el reencuentro con ese breve momento en que fuimos una de las naciones más grandes en el orbe.

Agustín Cosme Damián Iturbide nació en Valladolid, hoy Morelia el 27 de septiembre de 1783, estudio en el Colegio Seminario Conciliar de San Pedro, de la misma ciudad, donde adquirió una formación teológica y aprendió Gramática, que con el tiempo le ayudaría a escribir doctas cartas. Sin embargo, la vida militar lo cautivó más y optó por ser militar. Se casó con Ana María Huarte en 1805, con quien tuvo 10 hijos. Fue el dueño de la hacienda Apeo, cerca de Maravatío.

Al iniciarse el movimiento insurgente, fue invitado por Hidalgo a unirse, pero Iturbide consideró que no había una organización adecuada y que las ideas no estaban muy claras, en el cura de Dolores. Cabe recordar que cuando Hidalgo dio su famosa arenga, una de las cosas que gritó y después plasmó en la bandera de la virgen de Guadalupe fue ¡Viva Fernando VII”, lo que muestra, que el sacerdote no buscaba la independencia, sino el regreso al orden constitucional roto por la invasión de Francia a España, la abdicación de sus reyes y por los virreyes ilegítimos que se habían sucedido desde el golpe militar de Pedro de Garibay. Hidalgo buscaba que los criollos tuvieran más acceso al poder, pero la idea de independencia no la tenía clara como la había tenido el verdadero padre de la patria don Francisco Primo de Verdad o como la tendría después Morelos y el mismo Iturbide. También se debe de recordar que Hidalgo no tenía los suficientes conocimientos militares, que en más de una ocasión discrepó con don Ignacio Allende y que su decisión de no tomar la ciudad de México, una vez obtenido el triunfo en la sierra de las Cruces, produjo que el movimiento insurgente se alargara por once años, ensangrentó y empobreciendo a la otrora productiva Nueva España. Por eso se entiende que Iturbide no haya apoyado a Hidalgo, por no tener sus ideas claras y por sus deficientes conocimientos militares.

Iturbide como militar tuvo que enfrentar a los insurgentes y logró vencer a fuera de Valladolid a su paisano José María Morelos el 24 de diciembre de 1813, logrando pacificar el Bajío. A partir de 1816, Iturbide se retiró a su hacienda La Compañía ubicada en Chalco, dedicándose a preparar la independencia. El momento llegó en 1820, cuando por el movimiento de Rafael del Riego se le obligó a Fernando VII a acatar la Constitución de Cádiz que había sido redactada desde 1812. La Constitución de Cádiz era de corte liberal y estaba en contra de la ideología novohispana, por lo que un grupo de personas se reunieron en la iglesia de la Profesa en la ciudad de México, para evitar que se pusiera en vigor. La única solución era obtener la independencia y separase política de España. En nuestros días poca gente entiende que la independencia de nuestro país surgió, porque se quería seguir viviendo con la forma de vida hibridizada con elementos españoles e indígenas. El axioma sería: “Me independizo de ti para seguir siendo como tú me has enseñado”.

En esa época era virrey de la Nueva España Juan Ruiz de Apodaca el conde del Venadito, quien nombró a Iturbide para que terminara con el movimiento de Guerrero. Sin embargo, otra era la idea de don Agustín quien optó por realizar alianzas con los insurgentes para lograr la independencia de la Nueva España. Vicente Guerrero aceptó.

 Iturbide dio a conocer el 24 de febrero de 1821, el Plan de Iguala, escrito por él solo como comenta en sus memorias. Ese mismo día se mostró por primera vez la bandera tricolor, con franjas diagonales representando las tres garantías: el blanco simbolizaba la religión; el verde la independencia y el rojo la unión.

El rey era uno de los símbolos de unidad y se buscó sustituirlo por un emperador, por lo que la forma de gobierno que se adaptaba más a la gente era la monarquía. El Conde Venadito fue sustituido por no demostrar mucho interés en terminar con la lucha insurgente, por lo que quedó al frente de la ciudad de México Franco Novella. Llegó a la Nueva España el virrey Don Juan de Odonoju, por lo cual Iturbide se reunió con él para firmar los Tratados de Córdoba el 24 de agosto de 1821. Posteriormente Novella, Odonjú e Iturbide se reunieron en la hacienda La Patera, situada a fueras de la ciudad de México para organizar la entrada del Ejército Trigarante. La fecha más importante en nuestra historia es el 27 de septiembre de 1821, que corresponde a la consumación de la Independencia, con la entrada del Ejército Trigarante.

El 28 de septiembre la Junta Provisional Gubernativa se formó po 38 personas encabezadas por Agustín de Iturbide. Para el 2 de enero de 1822 la Capitanía General de Centroamérica se unió al Imperio Mexicano, con lo cual esta nación obtuvo su mayor extensión territorial de su historia conformada por más de cinco millones de kilómetros cuadrados. Esto le preocupó a Estados Unidos, quien veía con preocupación la conformación del imperio, que le disputaría fuerza en América y que poseía tierras que eran de interés para los estadounidense para ampliar la esfera del esclavismo y el aprovechamiento de sus recursos naturales, de esta forma se empezó a intrigar por medio del embajador norteamericano Poinssett que introdujo en la elite política la masonería yorkina.

El Imperio de Iturbide abarcó del 19 de mayo de 1822 a 19 de marzo de 1822, tuvo poco tiempo porque el Congreso y militares empezaron a promover la idea de la república como forma de gobierno. Santa Anna proclamó el Plan Casa Mata de febrero de 1823, que produjo la abdicación de Agustín de Iturbide, quien se tuvo que ir exiliado rumbo a Liorna Italia.
A principios de 1824 al enterarse que España quería recuperar México, Iturbide se fue a Londres y de ahí se embarco rumbo al país que había libertado para luchar para conservar su independencia. Sin embargo el Segundo Congreso Mexicano, instalado el 7 de noviembre de 1823, había ordenado que si entraba al territorio mexicano fuera asesinado. Iturbide desembarcó en Soto La Marina, fue descubierto y fusilado sin juicio alguno el 19 de julio de 1824. Sus enemigos que triunfaron buscaron por todos medios sacar de la historia nacional a Iturbide y en buena medida lo han logrado, ya que pocas calles llevan su nombre, existen pocos monumentos de él, en la ceremonia del grito de la independencia, no se le nombra y en el cursos de historia se habla poco de él o de una forma despectiva. Sin embargo, Iturbide es el creador de nuestra bandera, el libertador de México, el defensor de la cultura de raíces españolas e indígenas, que quiso construir un proyecto de nación propio y que propuso la forma de gobierno, que en su momento era a la que estaba acostumbrada la gente.

La instauración de la república le costó mucho al país, el encumbramiento de Santa Anna, con todo lo que eso implicó, la pérdida de Centroamérica y del territorio norte del imperio, hablando en kilómetros se perdieron tres millones de kilómetros cuadrados; también implicó aumento de deuda externa, que a la larga produjo invasiones extranjeras y la imposición de un imperio de origen extranjero. Siete veces se ha establecido la república federal y dos la centralista, por si fuera poco, somos una república federal, pero en el hecho tenemos mucho de centralista. Iturbide soñaba con que el imperio fuera una potencia mundial, la imposición de la república nos llevó al tercer mundo. Por eso la principal lección en el Bicentenario es reencontrarse con el camino perdido, voltear la mirada hacia nosotros mismos y plantear una revolución cultural que permita generar un proyecto de nación propio.

Ate. Mtro. José Omar Tinajero Morales

Deseas hacer tu plan de negocios y no sabes cómo hacerlo aprovecha la promoción y compra en la versión ebook en formato pdf,  ¿cómo hacer un plan de negocios para Mipymes de servicios? escrito por José Omar Tinajero Morales de $150 a $99. Si deseas comprar el ebook  haz clic en el botón, por el confiable sistema PayPal y una vez que pagues envíanos un email a histormex@yahoo.com.mx y con gusto te lo enviaremos a tu cuenta de correo electrónico.



6 comentarios:

  1. Hola, estoy de acuerdo con que a Iturbide se le a puesto como el apestado de la historia y de que también es erróneo el decir que celebramos 200 de libertad como lo dicen la mayoría de los spots publicitarios, será 200 años del inicio de la lucha de independencia. Ojalá se le dé a Iturbide el lugar que merece en la historia, pero dudo mucho que sea en 2010, tal vez en 2021 que supone los 200 años de la entrada del ejercito trigarante a la ciudad de México, aunque te tengo un dato curioso; En relaciones internacionales una “guerra” o “estado de guerra” se define cuando se da un “acto de
    guerra” o “declaración de guerra” (el Grito de Dolores en si mismo lo fué) y se termina cuando uno de los bandos se rinde o se firma un Tratado de Paz y Amistad. Así, la Guerra de Independencia concluyó, por la rendición
    del Ejército Español y su Capitulación que se dio precisamente con “La Victoria de Tampico en 1829”, ó en su caso, por el tratado que
    firmaron la República Mexicana y el
    Reino de España el miércoles 28 de diciembre de 1836. Con esto podemos ver que la Guerra de
    Independencia duró 26 años, 3 meses y 12 días… 9600 días de estado de guerra. Un largo y difícil camino para que México lograra ser
    independiente.

    Te tengo una observación también en uno de tus párrafos:

    "También se debe de recordar que Hidalgo no tenía los suficientes conocimientos militares, que en más de una ocasión discrepó con don Ignacio Allende y que su decisión de tomar la ciudad de México, una vez obtenido el triunfo en la sierra de las Cruces, produjo que el movimiento insurgente se alargara por once años, ensangrentó y empobreciendo a la otrora productiva Nueva España".

    Hidalgo decidió NO tomar Cd. México.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. que buena es la historia de mexico, gracias por recordar tantas cosas que me enseñaro en la prepa, me encanta la historia y estoy de acuerdo que le recuerde como debe ser a A. de Iturbide. la leer sus parrafos me hicieron remontarme a la epoca de la independencia. y es my divertido

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tus observaciones René y ya se hizo la correción del error de dedo en el párrafo que me comentaste.

    ResponderEliminar
  4. Esteban: que bueno que te gustó el artículo y que te haya recordado buenas épocas, recibe un cordial saludo de Omar Tinajero Morales

    ResponderEliminar
  5. A todos mis amigos iturbidistas les informo que el pasado jueves 18 de noviembre del 2010 fue develada una escultura a don Agustín de Iturbide. Si la quieres conocer acude al Pasaje Iturbide entre las calles Gante y Bolivar en el Centro Histórico de la Ciudad de México.
    Ate.
    Mtro. José Omar Tinajero Morales

    ResponderEliminar